FIESTAS PATRONALES EN HONOR AL SANTÍSIMO CRISTO DE LA LUZ

     Las fiestas patronales se organizan en honor al patrón del municipio, el Santísimo Cristo de la Luz, y tienen lugar cada año el tercer fin de semana del mes de septiembre.

     Antiguamente se conocía como La Función, que comprendía un conjunto de actividades religiosas y festivas, que desde sus orígenes han sido seña de identidad y cohesión de los vecinos de Burgohondo. Los festejos taurinos son uno de los actos más destacados de dicha celebración.

     Se trata de una festividad muy arraigada entre la gente de la localidad, que tradicionalmente se vestían con sus mejores galas y se preparaban para disfrutar de unos días de fiesta. Son fechas de encuentro entre vecinos, amigos y familiares que comparten alegría y gratos recuerdos.

     Los actos religiosos  giran en torno a la misa, la procesión y la música tradicional. El folclore de Burgohondo se ha forjado a través de los tiempos con la herencia de antiguas danzas y coplas pastoriles y serranas, de viejos romances y ancestrales cantares de ronda que al son de dulzainas, laudes  y vihuelas despertaban los más hondos sentimientos del pueblo. Así nacieron las seguidillas del Burgo, la rondeña, la jota y los sacramentos.

     Las seguidillas del Burgo:

          Un pajarillo alegre

          Picó en tu boca

          Y está donde tus labios

          Que eran dos rosas….

     La rondeña:

          ¿Dónde la has aprendido

          La rondeña malagueña?,

          A la orilla del río,

          A la sombra de una peña….

     La jota:

          Ávila tiene murallas,

         Tiene historias y blasones,

         Burgohondo tiene la fama

         De buenos melocotones

     Los Sacramentos:

          Los sacramentos son siete,

          Si los quieres escuchar

         Arrodíllate en la cama

         Que te los voy a explicar…

 

     En la actualidad la Ronda de Burgohondo está formada por veintidós personas de diferentes edades, que actúan sobre la base de los instrumentos de cuerda que acompañan al cantor que va desgranando copla tras copla, arropado por la música de guitaras, laudes y bandurrias y marcada rítmicamente por sonoridades tan típicas como las del calderillo, los yerros o el cántaro.

     Hoy día, se siguen esperando las fiestas con la misma ilusión, alternando los actos religiosos con los taurinos, musicales y gastronómicos. El viernes de la víspera, se traen dos chotillas, para que los jóvenes disfruten corriendo delante de ellas y toreándolas, después hay baile en la plaza hasta la madrugada.  El sábado por la mañana a las 11  tiene lugar el encierro de los toros, que consiste en el desencajonamiento de los novillos que se van a lidiar por la tarde y en el que se muestran los bravos en la plaza, para que la gente vea el ganado que se va a lidiar. La corrida de toros tiene lugar por la tarde, normalmente a las 17:30. Después hay tradición de ir a tomar el aperitivo a los bares de la localidad y en los últimos años la charanga “LOS ROMERITOS” ameniza el inicio de la noche con baile en la Plaza de Arriba.

      A las doce de la noche tiene lugar la Ronda al Santísimo Cristo de la Luz, se realiza en la Plaza de la Abadía, en los morales de la iglesia y corre a cargo del grupo de Rondas de Burgohondo, donde también se celebra una ofrenda floral en honor al Cristo. 

     La noche finaliza con una gran verbena hasta altas horas de la madrugada, amenizada por una orquesta, en la que jóvenes y mayores disfrutan de la buena música.

     El domingo de madrugada se hace la suelta de vaquillas del aguardiente, conocida con ese nombre por celebrarse al amanecer. Por la mañana, se realiza como el día anterior el encierro de los novillos que se lidiarán por la tarde. A la una del mediodía se celebra la misa en honor a nuestro patrón el Santísimo Cristo de la Luz, donde se hace una procesión por las calles del centro del pueblo y hay una subasta de los banzos. Por la tarde se lidian los novillos y se continúa con los actos festivos.

     Las Fiestas terminan el miércoles con la conocida cena de la chota, manifestación gastronómica típica donde los vecinos pueden degustar la magnífica carne de los ejemplares que han protagonizado las corridas de toros de los días anteriores. El miércoles por la mañana se comienza a preparar la carne disponiendo hogueras y calderos en la plaza. Se hace carne para más de cien personas, principalmente vecinos de Burgohondo, quienes degustan el guiso al atardecer. 

     Pincha aquí, podrás ver un vídeo del NO-DO donde en el minuto 3′ 30” se muestra el carácter festivo de esta celebración burgohondeña en el año 1971.