La Mesta

SIGLO XV

Ya en este siglo se conocía en Burgohondo la existencia de numerosos hornos de pez, sobre los que también tuvo privilegios el monasterio, al recibir por ley la primera torta de pez de cuantas hornadas se hacían en los pinares.
La pez se obtiene de la resina de los pinos y se usa desde tiempo inmemorial para revestir pellejos, tinajas y otros recipientes. De la pez deriva "peguera", que eran simples hoyos hechos en la tierra para quemar leña resinosa y extraer este producto. También se conocían con el nombre de pegueras los lugares donde se calentaba la pez y se marcaba, en los esquileos el ganado ovino. De alguna de estas actividades puede proceder el topónimo de "La Peguera".
Otro horno, al que se hace mención en documentos existentes en el Ayuntamiento, es el llamado de cendra:

...No procuraban la conservación de los montes, porque si la procurasen no tendrían como tenían horno de cendra que los destruían...


Tal vez de aquí derive el nombre del lugar conocido como La Cendra.
En este mismo documento se cita el impuesto de 8 maravedíes o una azumbre de vino que debía pagarse a los regidores por cada cierta cantidad de vino que se vendía en Burgohondo y demás lugares del concejo.

El 3 de abril de 1405, en Salvatierra, el Concejo de la Mesta confirma el privilegio que tenía la abadía del Burgo para el pastar de sus ganados. En 1514, una bula del Papa León XIII mandó reformar los estatutos de la colegiata-abadía.
En 1489 varios vecinos del concejo del Burgo piden justicia al corregidor de Ávila por los embargos de posesiones y abusos cometidos contra ellos por los servidores de Pedro Dávila, hechos que se remontaban a tiempos de su padre y que no habían denunciado debido al poder del señor de la Navas y el temor a sus represalias. En documento fechado en Burgohondo-Navaluenga los días 24 y 25 de febrero de 1489 se presentan varias de las citadas denuncias.
Aquella situación de abuso de poder y apropiación ilegal de posesiones finalizó, al parecer, por la sentencia dictada en 1490 por Álvaro de Santiesteban, corregidor de Ávila; a pesar de las apelaciones presentadas, se expidió un mandamiento para que se pusiesen en posesión del concejo del Burgo los términos, montes y prados, hornos de pez, etc., que se explican en el documento

La sentencia se dictó en Burgohondo, en la plaza, bajo el moral existente, el 8 de noviembre de 1490, estando presentes Juan Vaquero el Mozo y Pedro García, alcaldes del concejo del Burgo.
El 2 de diciembre de 1455 el rey Enrique IV, en carta desde Ávila, confirmó a los moradores de Burgohondo los heredamientos concedidos por Alfonso X, ratificando igualmente dicha confirmación los Reyes Católicos, desde Alcalá de Henares, el 20 de febrero de 1486.
En esta época existen discrepancias entre el concejo del Burgo y El Barraco sobre la fijación de los límites entre los términos; sobre este asunto existen varios documentos. Uno fechado está fechado en El Barraco los días 11 y 24 de noviembre de 1489 y es un borrador que contiene varias diligencias para establecer justicia entre los vecinos de El Barraco y el concejo de Burgohondo, donde el corregidor abulense Álvaro de Santiesteban comprueba los distintos mojones que separan ambos términos, tal como está fijado en el privilegio que tiene el concejo de Burgohondo, auxiliado por las declaraciones de testigos y procuradores de ambas partes.
Otro escrito, igualmente fechado en El Barraco el 18 de noviembre del mismo año, Benito Sánchez, procurador del concejo de Burgohondo, solicita al corregidor de Ávila que el escribano mayor de la Tierra de Ávila le entregue un traslado de los escrtos presentados por los procuradores de Ávila y Burgohondo con la sentencia dictada sobre los límites entre este último y El Barraco

 


 Orígenes de Burgohondo

 Siglos XII yXIII. Los  Privilegios del Heredamiento

Siglo XIV. Desavenencias de la Abadía y el Concejo

Siglo XV. Contencioso con El Barraco

Siglos XVI y XVII. Pleitos con el Obispado de Ávila

Siglo XVIII. Extinción de La Colegiata-Abadía

Siglo XIX. La Guerra de la Independencia

Siglo XX. El Escudo y la Bandera